julio 28, 2021

Notiveneco

Noticiero

Balenciaga vuelve con polémica: ahora las Crocs tienen taco

El diseñador Demna Gvasalia siempre sorprende temporada tras temporada con sus colecciones. Y fue así que dio a conocer la de primavera 2022 de su firma, Balenciaga, junto a una colaboración que dio que hablar: con los suecos de goma, Crocs.

El director creativo optó por la mítica firma de calzado para que sus modelos luzcan diferentes estilos de botas de lluvia Crocs y zuecos Crocs de tacón alto en color verde, gris y negro. Pero el que más llamó la atención sin dudarlo fue el stiletto de taco aguja de plástico.

Ambos modelos están disponibles por $850 dólares y fueron furor en las redes sociales por todos los fashionistas quien están tras las tendencias de la moda y lo vieron al instante de ser presentado en sociedad. Estos modelos hicieron eco recordando a las pasadas plataformas que la marca lanzó en 2018 y fueron todo un ícono de la fusión de ambas marcas.

Sin embargo, la colección también continuó el Proyecto Hacker entre Gucci y Balenciaga, donde Gvasalia presentó los estilos y patrones de bolsos exclusivos de Gucci, pero con los logotipos de Gucci “G” intercambiados por una “B”. Este proyecto tiene como objetivo “explorar y cuestionar las ideas de autenticidad, falsificación y apropiación dentro de la industria de la moda”, según las notas del desfile de Balenciaga.

Los suecos “ugly shoes” y su historia en la moda

Las crocs desde su lanzamiento al mercado en 2002, fueron vendidos más de 300 millones de pares alrededor del mundo. Incluso estrellas de Hollywood suelen lucirlos en su día a día, como Matt Damon, Bad Bunny, Jack Nicholson, Justin Bieber y Ariana Grande, que eligen a los suecos de goma como zapato predilecto.

Este calzado, para muchos considerado el más cómodo por sus materiales y diseño, fue catalogado desde un principio como “el más feo del mundo”. Pero su furor fue tal que llegó a las pasarelas internacionales de la mano de dos diseñadores.

El primero en introducirla en un fashion week en 2017 fue Christopher Kane, quien, tras recibir mensajes desafortunados por la elección del calzado para sus modelos, dijo: “Me encantan. Y me da igual lo que la gente piense. No creo que nadie tenga el poder de decir lo que está bien y lo que está mal. Así que mejor callarse”.

Luego, Demna Gvasalia, el diseñador y director creativo de la firma Balenciaga, volvió a apostar por la inclusión de marcas low cost en sus colecciones (había participado previamente Ikea) y para su desfile del verano 2018, que presentó en París, propuso una extravagante línea de calzados: unas Crocs pero con mucha plataforma.

Ese año, para diferenciarse de los modelos clásicos de entrecasa, le sumó una plataforma extra y dibujos de goma en forma de flores, banderas, iniciales de la marca y otros diseños para elegirlos.

Minutos antes de salir a escena, Gvasalia explicó su controversial elección: “Es un zapato muy innovador, es ligero, es un molde de espuma de una sola pieza y para mí, este tipo de técnicas y trabajar con estos materiales es muy Balenciaga”.

Según Lyst, la plataforma que analiza datos de venta y búsquedas online, la demanda de los suecos de goma ha crecido un 32% en estos últimos meses, mientras que otras categorías de calzado han bajado su facturación.